Breaking

Pobladores del Vindio

 …Primeramente se luchó contra los Cántabros bajo las murallas de Bergida. De aquí huyeron al elevadísimo monte Vindio, allí creían que antes llegarían las aguas del océano que las armas romanas…

Historia.

Con esta referencia de Lucio Anneo Floro al monte Vindio, nuestro grupo toma su nombre de los antiguos guerreros Cántabros que poblaron el mítico Monte Vindius, lugar de refugio y resistencia de éstos durante las Guerras Cántabras.

Las primeras noticias sobre el Monte Vindio proceden de los cronistas romanos que se refirieron a éste como el último reducto de las feroces tribus cántabras en su desesperada y desigual lucha contra Roma.

Pobladores del Vindio

Pobladores del Vindio

Entre los historiadores que estudian la época en que se desarrollaron las Guerras Cántabras no existe conseso acerca de cual era la ubicación de dicho monte. Vindio significa blanco y por ello algunos de ellos le identifican con los Picos de Europa debido a sus cimas blancas de nieve. Sin embargo, otra de las teorías apunta a que bien pudiera referirse a la totalidad de la Cordillera Cantábrica.

Los Cántabros fueron el pueblo más guerrero y amante de la libertad de los que poblaron la cornisa cantábrica. Tal es así, que según los distintos historiadores fue el mismísimo Augusto el que se vio obligado a encabezar el ataque contra el ultimo reducto ibérico insumiso. Relata el historiador latino Floro que, una vez diezmados, los supervivientes de las diversas tribus se concentraron en la ciudad cántabra de Bérgida donde a los pies de sus muertos tendría lugar un durísima batalla. Y aunque allí también fueron derrotados, los romanos no pudieron evitar su retirada al elevadísimo Monte Vindio, persuadidos de que antes habrían de llegar las olas del mar que las armas de Roma.

Pobladores del Vindio

Pobladores del Vindio

Historia del grupo festero.

Setenta y seis, bravos guerreros, conjuntamente formado por, mujeres, niños, no tan niños, altos, bajos, gordos, flacos, guapos y feos. Todos bien alimentados por nuestro grupo de cocina y llamados a degustar los ricos manjares a través del sonido del bígaro, manjares estos, traídos de los campos, en un carro de madera y cocinados en un horno de barro tras el previo paso de la cebada por el triturar del molino de piedra. Útiles, estos, patrimonio de la tribu.

Esta tribu, cuyo principal objetivo desde que comenzamos a formar parte en Las Guerras Cántabras haya por el 2001, y bajo la atenta mirada de su jefe Elio y los conjuros de el druida Tritáis, es disfrutar de estas fiestas, y asomar al visitante a situarse, en un pasado, nuestro pasado en la medida que sabemos y podemos.