Breaking

Legio IV Macedonica

Historia.

La Legión IV Macedonica fue fundada en Italia por Julio Cesar (padre adoptivo de Augusto) en el año 48 AC, para luchar contra su gran rival Pompeyo. Entro en acción en las batallas de Dryrhachium y Pharsalu y posteriormente fue enviada a Macedonia, de la que toma su nombre. Fue destinada a la campaña que Julio Cesar mantenía contra el imperio de Partian.

En el año 44 AC, fue reclamada su vuelta a Italia por Marco Aurelio, desarrollando labores de vigilancia en las fronteras del este del país. En el años 43, ya a las ordenes del nuevo comandante Octavio Augusto, lucho en la batalla de Modela contra Marco Antonio. En el 42 lucho contra el triunviro en Piripi (Macedonia) donde derroto a los asesinos de Julio Cesar. En el 31 tomaron parte en la famosa batalla naval de Actium.

Legio IV Macedonica

Legio IV Macedonica

Después de los años 30 AC, Cayo Julio Octavio, ya conocido como Augusto, traslada esta legión a Hispania, a la provincia Tarraconense, donde participa en la Guerras Cántabras al mando del Legado C. Antistio Vetus, junto a otras legiones. Tras estas Guerras, la IV Macedonica queda acampada en Pisoraca (Herrera de Pisuerga) y es destinada a la vigilancia de los pueblos cántabros tras declararse la paz romana en estas tierras. Tuvo como emblemas los signos del zodiaco: Taruo y Capricornio.

Mujeres patricias de la Leg IV Macedonica

Mujeres patricias de la Leg IV Macedonica

Historia del grupo festero

Nace este grupo en Los Corrales de Buelna el primer año de la fiesta, siendo el germen y pionero de la misma. Fue el embrión de la fiesta, tomando su nombre de una de las legiones que participo de forma activa en las Guerras Cántabras y que junto con otros grupos formaron las 16 primeras tribus y legiones de esta fiesta, en la que participaron 400 personas.

En el primer año (2001), conforman este grupo 53 personas con su sección juvenil. En el segundo año mantiene el mismo número de miembros, pero como el resto de los grupos, estrena nueva indumentaria que les hace reconocibles enseguida por el color rojo de sus capas y escudos y el plateado de sus corazas y cascos de época.

Estandarte.

En su estandarte de color rojo, figura el águila imperial en dorado, símbolo del poder romano.