Breaking

Cayo Antistio Vetus

Cayo Antistio Veto (en latín Gaius Antistius Vetus; 50 a. C. – año 1) fue un cónsul romano, además de senador y General del imperio. Comenzó su carrera política como magistrado. Realizó campañas victoriosas en Amaya, Bergida, Monte Vindio y Aracillum y fue gobernador de la Hispania Citerior.

Legado Cayo Antistio Vetus

Legado Cayo Antistio Vetus

Los dos años que estuvo Augusto al frente de su ejército en España debieron ser un continuo sufrimiento e hizo que enfermara y que, sin lograr el triunfo, abandonara el frente de batalla y se retirara a Tarragona, a curar de su dolencia que, al decir de Horacio, debieron ser graves hasta el punto de que en Roma llegaron a correr rumores de su muerte.

El ejercito romano era de lo más selecto con Cayo Antistio Vetus al frente y en su ayuda fue preciso que acudiera, por mar, un importante cuerpo de ejército, de los territorios galos. De esta manera los cántabros fueron acometidos por la espalda a la par que se forzaban los ataques en la cordillera, conquistando roca a roca y castro a castro, todos los principales puntos de resistencia.

Al parecer fue durante los momentos previos al asedio de Aracillum cuando Augusto, cansado ya de ver como los cántabros rehuían el combate abierto, cayó enfermo, retirándose a Tarraco y dejando la campaña en manos de su legado, Cayo Antistio Vetus.

Según las crónicas, el padre de Antistio fue pretor de la Hispania Ulterior en el año 68 a. C., con César como cuestor, y todo apunta a que este Antistio sea el Vetus que, según Apiano, combatió a los Salassos en los Alpes en el 33 a. C.

En esta guerra, Antistio hizo grandes hazañas, no porque fuese mejor general que Augusto; sino porque despreciándole sus enemigos, se atrevieron a entrar en batalla y la perdieron. Entonces fue cuando Antistio se apoderó de algunas poblaciones. Después Publio Carisio entró en Lancia desierta de los suyos, y redujo a su obediencia otras muchas tierras.

Sitio de Aracillum.

El Sitio de Aracillum fue un bloqueo armado ocurrido en el invierno del año 25 a. C. por el ejército romano, liderado por Cayo Antistio Veto, asedió el castro cántabro de Aracillum, en el marco de las Guerras Cántabras. La quizás más importante batalla de la contienda finalizó con una victoria romana. Aracillum, actualmente identificada con Aradillos (Campoo de Enmedio), fue sometida a un fuerte asedio por parte de los romanos, que acabarían por hacerse con el asentamiento.

El castro cántabro resistió durante un tiempo a las 5 legiones romanas de Antistio, que lo rodearon con tres campamentos. Los romanos construyeron más de 20 kilómetros de muros, empalizadas y trincheras para evitar la huida del enemigo. Ante esto la mayoría de los guerreros prefirieron suicidarse ante el morir de hambre o la esclavitud.