Breaking

Tribu Los Salaenos

Historia

Los salaenos eran una fracción de los cántabros orgenomescos que habitaban ambos lados del río Salia (nombre con que se conocían en época prerromana y romana dos ríos cántabros: el Sella y el Saja) tenían como capital a Octaviolca y extendían sus dominios hasta Colunga, Arriondas y Llanes. Los salaenos junto con las demás tribus que formaban el pueblo cántabro, fueron guerreros indómitos, rebeldes y aferrados a su libertad, hasta el punto de preferir la muerte mediante la ingesta de hojas de tejo, arrojarse vivos al fuego, o incluso hacerse matar a manos de sus propios hijos, antes que verse sumidos en la esclavitud.

Jovenes de la tribu Los Salaenos

Jovenes de la tribu Los Salaenos

Ningún otro pueblo prerromano de la península fue capaz de humillar de tal manera a las gloriosas águilas imperiales durante diez largos años (29-19 a.c.) hasta el punto de hacer castigar duramente a una legión con la retirada del sobrenombre de “ Augusta “ por su temor a los cántabros, y hacer venir al propio emperador Augusto para dirigir personalmente las operaciones militares al frente de ocho legiones y dos cohortes, auxiliado por sus mejores generales. Siendo Agripa el que hubo de finalizar las operaciones, tras las cuales renunció malhumorado a los honores que habían sido solicitados para él por el alto coste de su victoria.

Tras la victoria de las legiones romanas, astures y cántabros fueron separados por el río: los primeros en la provincia de Lusitania y los segundos en la “ Tarraconense “ a pesar de la victoria la romanización no llegó a desarrollarse con plenitud en el lugar.

Una cinta por edición

Una cinta por edición

Historia del grupo festero

La idea surgió a partir del éxito alcanzado en la celebración del año II de la Fiesta de las Guerras Cántabras. Un grupo de familiares y amigos que nos reuníamos con frecuencia con motivo de la celebración de cumpleaños, aniversarios, barbacoas, etc. y que participábamos activamente en las distintas fiestas de Carnavales de la región decidimos que no podíamos dejar pasar la oportunidad de participar en una fiesta que aunque tenía sólo dos años de vida ya era evidente su futuro prometedor.

Y tantas ganas teníamos que sin finalizar las fiestas del año II, ya habíamos reservado el nombre de LOS SALAENOS y el de nuestro jefe Ares. En ese momento ya contábamos en nuestras filas con 41 cántabros y que gracias a las incorporaciones a fecha de hoy contamos ya con más de medio centenar.

Mientras llega el día, estamos afilando nuestras hachas de doble filo, preparando los escudos, lanzas y demás armas (por lo que pueda pasar) a la vez que toda la tribu, en las noches estrelladas bajo la dirección de su druida, prepara litros y litros del brebaje que nos ha permitido resistir años y años a todos los intentos de dominación romana.

Es el deseo de toda la tribu de los Salaenos ofrecer nuestro brebaje “Savia del bosque” a los asistentes para que también ellos obtengan esa “fuerza” especial para poder afrontar los seis días de fiesta.